ESTUDIO 1: “El ‘matoneo’ en las aulas... un tema que nos preocupa”. ÁNGELA CONSTANZA JEREZ, SONIA LÓPEZ ORTIZ REDACCIÓN DE EL TIEMPO
Antecedentes de matoneo en Colombia:
Estudios realizados durante el 2004, muestran que el matoneo en Colombia es mas propenso en las edades entre 12 y 14 años.
A los 12 años, las agresiones son más fuertes; a los 13 y 14 años, las agresiones se enparejan, y a los 15 y 16 las agresiones disminuyen. En los grados 6, 7, y 8 la violencia es mayor, y se genera especialmente en el salón de clases, patio, y ruta escolar.
El maltrato verbal es el más común y al que más miedo le tienen los escolares. El principal es el apodo, seguido por el chisme y los insultos. También hay agresiones físicas y de exclusión.
El matoneo no solo se presenta en los estratos bajos ni es solo por parte de niños; por el contrario, en los estratos altos se evidencia el matoneo cibernético (bullying).
“En Canadá, España y Colombia este fenómeno que los tiene en alerta por la racha de suicidios de adolescentes (64 casos de suicidios de menores en el país de enero a mayo) y porque aflige al 15 por ciento de la población escolar” (según cálculos del mayor experto en este tema, el noruego Dan Olweus).
Los hallazgos del estudio dan como resultado que los niños víctimas de este fenómeno actúan de la siguiente manera:
1. Tiene baja autoestima y es muy tímida.
2. Es de pocos amigos y por eso mantiene muy sola.
3. Tiene pocas habilidades comunicativas y sociales. Por ello callan sus sentimientos.
4. Puede ser buena estudiante.
5. Algo la distingue de los demás: usa gafas, es muy alta o muy baja, flaca o gorda.
Y el victimario:
1. Es popular por ser buen estudiante, deportista o incluso por tener el peor

2. Es más alto o más fuerte que sus víctimas.
3. Tiene manejo psicológico para intimidar.
4. No necesariamente viene de familias con problemas.
5. Tiene dificultades para relacionarse con los demás.
Considerando esto, el colegio debería reaccionar frente al fenómeno no solo con ayuda psicológica, sino también con talleres que involucren a todos los observadores de la victima, ya que no se tiene claro como estos van a reaccionar frente a este fenómeno, positiva o negativamente.
Estudio 2 “TIENE CINCO ETAPAS” (la pedagoga Nora rodríguez es uno de los profesionales que más ha investigado el tema en España)

1. Sutil. Todo parece un juego entre acosador y víctima. Se comienzan a proferir los primeros insultos, entre sornas.
2. La víctima se da cuenta de que no es un juego y de que también tiene al grupo en contra, que apoya incluso al acosador o no se da por aludido y mira para otro lado. Todavía puede convivir en el aula con su 'victimario'.
3. El acosado comienza a tener sentimiento de culpa. « ¿Por qué a mí?». Ya se ubica claramente en el papel de víctima. La separación de acosador y víctima debería ya llevarse a cabo en este nivel, según la experta.
4. La víctima asume las acusaciones del victimario y del grupo. «Sí, tienen razón, soy un mierda y un pringado», por ejemplo.
5. La víctima, cansada de tanta presión, explota y enferma: anorexia, bulimia, [[#|depresión]], síndrome de estrés postraumático. También puede arremeter contra su acosador, incluso armado. U opta por la solución más terrible y se suicida.
En conclusión, se puede decir que si ni los profesores ni las directivas del colegio se dan cuenta de esta situación, llegarían a ser parte de este fenómeno como los observadores, sabiendo que en el matoneo siempre hay 3 afectados. En Colombia, los estudios inician a través de las pruebas Saber e Icfes, lo cual no da muchas ayudas a las personas afectadas en este tema.
Estudio 3 (www.mineducacion.gov.co/cvn/1665/article-107601.html)
"Se da porque la violencia se convirtió en la forma predominante de relacionarse y en el medio para conseguir algo, y no tiene límite" (psicóloga Sara Llanos, quien trabaja en el tema desde hace 10 años).
En el último estudio de esta psicóloga demuestra que este es un país violento; esto se ha reflejado en las aulas de clase; En los foros que se desarrollaron durante el 2007 con niños de colegios oficiales en Bogotá, de la mano con la Universidad Central, los propios jóvenes llegaron a conclusiones tales como: hemos encontrado que en los colegios mixtos la aprobación de una niña incrementa el suceso, porque los matones hallan su aceptación -dice-. Pero si una niña reacciona contra la agresión, los victimarios tienden a ceder. Las niñas son fundamentales en la tarea de la mediación". Ya que para los hombres aun la niña es símbolo de respeto y decencia; las directivas del Colegio Americano de Bogotá, trabajan en proyectos de conciliación con los estudiantes para que no se presenten situaciones vergonzosas en la institución, estos talleres se deberían planear en todos los colegios para que no se deje de lado este fenómeno, que algunas veces llega a ser considerado normal en el desarrollo de los niños, y hasta es avalado por los padres; en Colombia no tenemos personas especializadas en el tema, y por eso es más difícil tratarlo.
(Julian Dooley, director del programa de Ciberbullying del Centro de Investigación para la Promoción de la Salud Infantil de la Universidad Edith Cowan de Australia). “Advierte que el 'matoneo' es un problema de conducta y cualquiera puede hacer parte de estos comportamientos”.
Con esta afirmación podemos ver que estas conductas pueden ser imitadas a cusa de las secuencias de grados estudiantiles, y que los hace sentir mejor persona frente a situaciones de la vida diaria.
Los que alguna vez fueron víctimas, victimarios y observadores, continuaran así durante toda su vida si no reciben algún tratamiento, para mejorar su conducta.
Por eso es que en las sociedades se puede ver esto muy claramente cuando van a robar a alguien, se ve en las personas que se dan cuenta y no hacen nada por evitarlo; el ladrón, una persona que intimida a su víctima, la cual puede reaccionar de manera defensiva o por el contrario se siente totalmente intimidada; y aunque no parezca este problema social se da por el patrón que viene desde la vida estudiantil.